Skip to content

Declaración Fundacional del Foro Internacional por la Justicia en Palestina

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En Beirut, madre de las religiones, capital de la libertad, de la resistencia y de la victoria de las causas justas, a la vanguardia de ellas la cuestión Palestina, y gracias a la iniciativa del Centro Árabe Internacional para la Comunicación y la Solidaridad, en colaboración con los tres congresos árabes (el Congreso Nacional Árabe, el Congreso Nacional Islámico y el Congreso General de los Partidos Árabes), y las fuerzas de la resistencia de Palestina y Líbano junto a federaciones y organizaciones árabes e internacionales, y completando la trayectoria de convenciones, congresos y foros organizados en torno a los grandes temas de la cuestión Palestina, se celebró el Foro Internacional por la Justicia en Palestina del 22 al 23 de febrero de 2015, con la participación de 450 personalidades árabes e internacionales de 40 países diferentes y de los cinco continentes, y con la participación especial del pueblo de Jerusalén, Cisjordania y la franja de Gaza y la interacción de la Palestina árabe ocupada en el año 1948 a través de quienes luchan por sus derechos, y en contacto con las familias y los presos de las cárceles de la ocupación sionista a través de cartas remitidas por personalidades importantes allí presas.

Tras tres sesiones de dos días en las cuales participaron liberales del mundo y nobles de la nación, se presentaron dos hojas de trabajo: la primera una hoja política elaborada por un miembro de la Comisión Preparatoria, A. Mahmud Jawaya (Líbano), y la segunda una hoja jurídica elaborada por el magistrado Hasán Ahmed Omar (Egipto). Después se les asignaron a los participantes tres grupos de trabajo en los que se discutió durante horas hojas de trabajo sobre los principales temas del foro:

1. «Crímenes de la guerra sionista y de lesa humanidad y la manera de procesarlos» documento elaborado por el jurista Abderramán Ben Amru (Marruecos).

2. «Lucha contra la discriminación racial sionista» documento elaborado por el doctor George Yabur (Siria).

3. «Asesinatos sionistas desde el establecimiento del ente racista cuya ejecución fue confirmada por grandes responsables sionistas» documento elaborado por el coordinador del Comité Jurídico del Comité Preparatorio del Foro Mahmud Tai (Líbano).

4. «Herramientas para perseguir al enemigo sionista por sus crímenes ante la justicia internacional» documento elaborado por el Comité Jurídico del Comité Preparatorio del Foro Hasán Yuni (Líbano)

Durante los debates celebrados los allí reunidos decretaron lo siguiente:

Principios generales:

  • La justicia en Palestina significa la liberación de toda Palestina, ya que no hay justicia sin la liberación de la tierra,  sin la ejecución completa del derecho al retorno y sin el derecho del pueblo palestino a instaurar su Estado independiente en toda Palestina y con capital en Jerusalén.
  • La justicia en Palestina no es únicamente una cuestión legal, sino una cuestión existencial, política, ética y humanitaria y la responsabilidad de la defensa de la misma recae en las fuerzas y las personas libres,  vivas  y defensoras de la justicia en todas las partes del mundo.
  • Los crímenes sionistas contra el pueblo palestino, contra la nación árabe en general y los países limítrofes con Palestina en particular (Siria, Líbano, Egipto y Jordania), son crímenes de guerra, de lesa humanidad, de genocidio, de agresión y de racismo, como por ejemplo restringir de la libertad de movimientos dentro y fuera de Palestina, la construcción del muro de segregación racista, el establecimiento de un Estado judío y privar a la población original de muchos de sus derechos. Se trata de crímenes múltiples contra el derecho a la vida (homicidios y asesinatos), la seguridad personal (secuestros, torturas, detenciones forzosas, especialmente detenciones administrativas, juicios simulados e injustos y deportaciones colectivas. También se trata de delitos económicos como la destrucción de las infraestructuras y de diferentes instalaciones públicas y de servicios, la confiscación de tierras (para el establecimiento de colonias sionistas en ellas), el bloqueo económico por tierra, mar y aire, y de delitos sociales (la opresión de los palestinos en materia de educación, cultura, trabajo, vivienda y salud).
  • La justicia en Palestina exige la eliminación de aquellos acuerdos y tratados que reconocen al ente sionista porque suponen la renuncia a los derechos legítimos del pueblo palestino y una recompensa al opresor por oprimir y al ocupante por ocupar.
  • La justicia en Palestina exige el boicot total del  ente sionista usurpador y el rechazo de cualquier tipo normalización de relaciones, ya que se trata de una recompensa a su opresión y al injusto y un respaldo de sus crímenes.
  • La justicia en Palestina exige la eliminación de todos los instintos y lealtades tribales que hacen diferencias entre los hijos de la nación y los componentes religiosos, étnicos y confesionales; la proliferación de esas lealtades tribales desgarra la unidad de la nación y completa los objetivos del proyecto sionista-colonial para dividir y desintegrar la nación ayudando así a que el ente sionista continúe con su ocupación.
  • La justicia en Palestina exige la victoria de todas las fuerzas de liberación y el progreso en el mundo. Cualquier victoria de estas fuerzas es una victoria para la justicia en Palestina porque la batalla por la justicia es una en el mundo. La estrecha unión de la justicia con la libertad y el desarrollo es una unión histórica, ética y estratégica.
  • La justicia en Palestina exige procesos judiciales para que los criminales sionistas  respondan ante la justicia internacional y nacional bajo el principio de la no impunidad.
  • La justicia en Palestina exige ampliar la solidaridad árabe, islámica e internacional para apoyar al pueblo palestino, a su resistencia y a su unidad nacional.
  • La justicia en Palestina exige que se investiguen las ilegalidades cometidas desde la creación del ente sionista, la violación de los pactos, las leyes consuetudinarias y los acuerdos internacionales, entre los que se incluye la resolución de su creación.
  • La justicia en Palestina exige eliminar a nivel cultural, político y social cualquier idea, política o práctica de exclusión, anulación, erradicación y autoritarismo.
  • La justicia en Palestina exige presentar un modelo antónimo al ente sionista como idea, Estado y proyecto a través del respeto de los derechos humanos y de las libertades públicas y privadas y de la protección de la diversidad religiosa y étnica en el ámbito árabe e islámico.
  • La justicia en Palestina es justicia para todos los palestinos, especialmente para aquellos que han sido privados de los más básicos derechos humanos como el trabajo, la libertad de movimiento y la adquisición de bienes, con especial énfasis en el derecho de retorno.

Mecanismos:

En los tres talleres de trabajo se llegaron a una serie de recomendaciones y propuestas que fueron puestas bajo la custodia del Comité de Seguimiento del foro de cara al estudio de todos los mecanismos destinados a su ejecución.

A nivel organizativo:

  1. El Foro Internacional por la Justicia en Palestina es una institución permanente que se reúne al menos una vez al año y que vela por el cumplimiento de las actividades relacionadas con los objetivos del foro.  El Centro Árabe Internacional, en cooperación con las autoridades colaboradoras, se encargará de la organización de un Comité de Seguimiento del foro creando una normativa interna que regule el trabajo del mismo.
  2. La elección del ex ministro de Justicia estadounidense, Ramsey Clark, como presidente honorario del foro en reconocimiento a su continua defensa de todas las causas justas del mundo, y a la cabeza de ellas la palestina.
  3. La comunicación con organismos de solidaridad con el pueblo palestino y de boicot del ente sionista y los sionistas en los Estados árabes, islámicos y extranjeros para establecer una red de trabajo en aras de la justicia en Palestina.
  4. La creación de filiales en los países árabes, islámicos y en todo el mundo, comenzado por los Estados miembros del foro.
  5. La elaboración de un documento histórico, la Declaración Internacional de Beirut por la Justicia en Palestina, en la que participe la elite de los expertos en derecho internacional y en derechos humanos. Este comunicado será traducido a diferentes lenguas y distribuido a gran escala.
  6. Los miembros participantes en el foro se considerarán miembros naturales del órgano general constituyente del foro y se pondrán en contacto con personalidades y organismos que no han participado en el foro con el fin de que se unan a él a fin de convertirlo en el marco de un movimiento mundial por la justicia en Palestina y por la persecución de los crímenes sionistas.
  7. Constitución de comités especializados (jurídico y de comunicación) a partir del foro. El Comité de Seguimiento se encargará de los asuntos políticos relacionados con el foro y de la supervisión de los demás comités.

A nivel jurídico:

  1. El foro, a través de sus miembros juristas y activistas de derechos humanos, estudiará todos los medios para procesar a los mandos militares y líderes políticos sionistas por los crímenes de guerra y de lesa humanidad que han cometido, tanto ante la justicia internacional como ante la justicia nacional, dependiendo de la jurisdicción vigente en los Estados o comunidades afectadas.
  2. El foro contactará con todos los centros de documentación palestinos, árabes e internacionales en aras de elaborar un informe sobre los delitos cometidos por el enemigo desde el establecimiento de su proyecto racista en la tierra Palestina.
  3. El foro elaborará un informe especial sobre los asesinatos sionistas de líderes, activistas y miembros de la resistencia palestina y árabe, y de extranjeros solidarios con la causa palestina, sobre todo sobre de aquellos que el enemigo ha admitido cometer tanto dentro como fuera de Palestina. El foro quiere procesar a los autores de dichos crímenes en los países en los que se cometieron o cuyos nacionales fueron víctimas de los mismos, incluyendo la investigación del asesinato del mediador internacional suizo Count Folke Bernadotte, así como a seguir el juicio de los autores que cometieron el asesinato de la activista estadounidense Rachel Corrie.
  4. El foro presionará al Consejo de Seguridad para crear un tribunal internacional que juzgue los crímenes que cometió y sigue cometiendo el ente sionista, ya que este tribunal tiene competencia para procesar a todos los criminales de la guerra sionista.
  5. El foro cooperará con organizaciones de derechos humanos concernidas para unirse como observador en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y entregarle informes periódicos sobre los crímenes del ente sionista.
  6. El foro, en colaboración con organizaciones árabes de derechos humanos, la Unión de Abogados Árabes y organismos de derechos humanos de Egipto y de todos los países árabes, investigará los crímenes y matanzas israelíes de los soldados egipcios en  el Sinaí durante la guerra de los seis días y de todos los crímenes anteriores y posteriores cometidos en territorio egipcio y en todo el territorio árabe.
  7. El foro saluda todas las crecientes iniciativas árabes, islámicas e internacionales para perseguir los crímenes del ente sionista, especialmente al grupo de abogados marroquíes que llevaron ante la justicia nacional a los criminales de guerra de nacionalidad marroquí o a autores de asesinatos de ciudadanos y ciudadanas marroquíes.

A nivel de comunicación:

  1. El foro se pondrá en contacto con los medios de comunicación árabes e islámicos en todas las partes del mundo para  que informen de todos los crímenes del ente sionista y de sus violaciones de los derechos humanos. El foro trabajará para proporcionarles la información de la que dispone.
  2. El foro organizará campañas, seminarios y reuniones en todos los países árabes, islámicos e internacionales bajo el título Justicia para Palestina, en los que participarán destacadas víctimas de los crímenes sionistas.
  3. El foro creará una página web llamada Justicia para Palestina que incluirá toda la información de la que dispone el foro sobre crímenes sionistas en  los territorios palestinos y árabes ocupados.
  4. El foro colaborará con las partes interesadas en todas las capitales árabes, islámicas e internacionales para rememorar con diferentes actividades, los crímenes cometidos por el enemigo en Palestina y en los países árabes.
  5. El foro colaborará con las partes interesadas, en especial con universidades estadounidenses y europeas, para lanzar campañas de denuncia de la naturaleza racista del proyecto sionista, como la organización del día mundial contra la discriminación sionista.

A nivel de contactos

  1. El foro elaborará una lista con los nombres de todo los organismos internacionales que tienen relación con la persecución de los crímenes de guerra, con la lucha contra el racismo sionista y con el boicot del ente sionista para poder colaborar con ellos en pro de objetivos comunes.
  2. El foro se pondrá en contacto con congresos, federaciones y países árabes y pro islámicos, y con organizaciones regionales e internacionales para reconsiderar la resolución 3379 de las Naciones Unidas, en la que se considera el sionismo un movimiento racista. Esta resolución fue derogada con el pretexto de crear un espacio para los esfuerzos por una solución política en la conferencia de Madrid hace 25 años que solo ha dado lugar a más asentamientos, judaización y hostilidad contra del pueblo palestino y los pueblos de la zona.
  3. El foro se pondrá en contacto con todas las partes interesadas en la cuestión de los prisioneros en las cárceles de la ocupación sionista con el fin de  empezar un movimiento permanente en todos los países árabes, islámicos y extranjeros para convertirla en una cuestión presente en la conciencia árabe e internacional. Además, se llevarán a cabo actividades periódicas como la sentada solidaria del «jueves de los prisioneros» que tiene lugar cada mes en Líbano desde el año 2002.

Conclusión

Todo lo dicho no ha cambiado nuestras convicciones iniciales, a saber, que un movimiento civil, de derechos humanos y diplomático para conseguir el apoyo de la opinión pública internacional es necesario pero no suficiente para frenar el terrorismo y los crímenes de los israelíes, ya que el ente sionista, debido a su perverso nacimiento y su función, se basa en el concepto de la fuerza y la hostilidad ignorando la condena y la repulsa así como las resoluciones internacionales, aunque estas hayan sido emitidas por los más altos organismos internacionales.

Esto nos empuja cada vez más a la opción de la resistencia armada como opción estratégica que ha demostrado su alto potencial para hacer frente a la máquina de guerra israelí. Los resultados de la agresión que tuvo lugar el verano pasado en la franja de Gaza, la derrota militar sobre el terreno del ejército sionista, los últimos asesinatos de los mandos de la resistencia en Quneitra y la rápida respuesta cualitativa en las granjas de Shebaa, podrían ser las mejores muestras del éxito de la ecuación que estableció la resistencia en Palestina y Líbano y que ha frenado la ofensiva israelí de forma considerable.

 

Comunicado traducido del árabe por María Isabel Escribano dentro del programa de colaboración con la Universidad de Granada. 

 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
[crp

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al Fanar en la redes​