Skip to content

“No existen pero son una amenaza para la seguridad nacional”: los ateos y quienes predican el ateismo en Egipto

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Libertad de opinión_sh

 

Amer Ezzat

Mada Masr, 22/10/2018

 

A finales de 2009, un bloguero egipcio anunció que estaba a punto de publicar un libro titulado «Ateo musulmán». El título del libro daba también nombre a una teoría adoptada por el propio bloguero, a saber, que no era musulmán, que había sido musulmán pero ya no lo era y había seguido la senda del ateísmo. Pero tiempo después dijo no estar completamente convencido de la no existencia de Dios y que ya no era completamente ateo. Y ahora es pragmático; el pragmatismo contempla que pueda vivir como quiera como si Dios no existiera, sin negar completamente la posibilidad de su existencia, aunque para la sociedad siga siendo musulmán ya que no puede cargar con problemas que acarrea declararse ateo en su medio social como no poder casarse con una musulmana ni con una cristiana ni recibir parte de una herencia.

(…)

Conocí a Ahmad Muntasir, alias el ateo musulmán, en su pequeña ciudad de Tanta que no se encuentra muy lejos de Damanhur, el lugar del que procede Karim Amer, un estudiante de la universidad de Al Azhar al que algunos llamaban el “ateo azharí”, que no fue pragmático como Muntasir sino que decidió imprimir los duros contenidos de su blog y distribuirlos entre los estudiantes de su universidad lo que lo que costó la cárcel entre 2007 y 2010, acusado de ofensa al islam y al presidente de la Republica, y obligó a sus compañeros ateístas a andar con precaución y a usar alias en sus blogs para evitar acabar en prisión.

Escribí un reportaje de prensa sobre la teoría del ateo musulmán, que en realidad es el estilo de vida de un sector cada vez mayor de egipcios, pese a la negación y el revuelo oficial. Los ateos que dan su opinión en círculos determinados, que no hacen de su ateísmo ni del proselitismo de ese ateísmo una cuestión central para ellos, son musulmanes o cristianos según la ley, a nivel oficial y en amplios sectores de la sociedad.

Un año y pocos meses después de mi encuentro con el ateo musulmán, en enero de 2011, estalló la revolución egipcia reavivando las esperanzas en un espacio mayor de libertades, aunque en lugar de eso se movilizaron sectores amplios de islamistas, salafistas y conservadores que entraron en la arena política con un objetivo esencial, a saber, que la revolución no llevase a un despegue de libertades ni adoptase los conceptos occidentales de derechos humanos que acabarían con la “identidad islámica de Egipto” (…)

Un año después mi interés por los asuntos e instituciones religiosos y por los problemas de la libertad de credo y expresión, tanto en mi trabajo en prensa como en mi actividad y en lo que escribo en mi blog personal, me llevaron a convertirme en un investigador especializado en libertad de religión y creencias en la Iniciativa Egipcia de Derechos Humanos, y desde entonces hasta ahora me he entrevistado con regularidad con personas que quieren mantener una batalla legal para que quede constancia en los papeles de su ateísmo o de su falta de religiosidad.

 

Si necesita una traducción íntegra de esta entrevista, puede solicitarla en el siguiente correo electrónico: contacto@fundacionalfanar.org

Pueden consultar más de 170.000 artículos de prensa árabe en español en el Fondo documental Al Fanar

 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
[crp

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al Fanar en la redes​