Skip to content

Los próximos conflictos de Oriente Próximo no serán entre los Estados árabes e Irán

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Un artículo de VALI NASR publicado en Foreign Policy. Artículo original en inglés aquí

Turkish President Recep Tayyip Erdogan (C), Russian President Vladimir Putin (L) and Iranian President Hassan Rouhani attend a joint press conference following a trilateral meeting on Syria, in Ankara on September 16, 2019. (Photo by Pavel Golovkin / POOL / AFP) (Photo credit should read PAVEL GOLOVKIN/AFP via Getty Images)
Turkish President Recep Tayyip Erdogan (C), Russian President Vladimir Putin (L) and Iranian President Hassan Rouhani attend a joint press conference following a trilateral meeting on Syria, in Ankara on September 16, 2019. (Photo by Pavel Golovkin / POOL / AFP) (Photo credit should read PAVEL GOLOVKIN/AFP via Getty Images)

Durante más de dos décadas, Estados Unidos ha visto como la política hacia Oriente Próximo se reduce a un tira y afloja entre la moderación y el radicalismo; árabes contra Irán. Durante los cuatro años de presidencia de Donald Trump fue ciego a las profundas y crecientes fisuras que se están creando en la región entre las potencias no árabes: Israel, Irán y Turquía.

El último cuarto del siglo XX, especialmente tras la crisis del canal de Suez de 1956, Irán, Israel y Turquía unieron fuerzas para establecer un equilibrio contra el mundo árabe con ayuda de Estados Unidos. Pero los países árabes, han experimentado un proceso de pérdida de poder y soberanía desde la invasión norteamericana de Irak en el año 2003, seguido de las fallidas primaveras árabes, dando lugar a nuevos escenarios. De hecho, la competencia con más probabilidades de dar forma al Medio Oriente ya no es entre los estados árabes e Israel o entre sunníes y chiíes, sino entre los tres rivales no árabes.

La emergente competencia por el poder y la batalla por la búsqueda  una mayor influencia se ha vuelto lo suficientemente severa como para romper el orden posterior a la Primera Guerra Mundial, cuando el Imperio Otomano se dividió en territorios que las potencias europeas colonizaron con el objetivo de controlar la región. Aunque fracturado y bajo el control de Europa, el mundo árabe era el corazón político de Oriente Próximo. El dominio europeo profundizó las divisiones de etnias y sectas y dio forma a rivalidades y líneas de batalla que han sobrevivido hasta el día de hoy. La experiencia colonial también animó el nacionalismo árabe, que se extendió por toda la región después de la Segunda Guerra Mundial y colocó al mundo árabe en el centro de la estrategia de Estados Unidos en Oriente Próximo.

Pincha aquí para continuar la lectura en inglés aquí

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
[crp

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestros boletines

Al Fanar en la redes​