Skip to content

Arabia Saudí toma nota de la lección iraní y se moviliza para contener el descontento popular antes de que la calle explote

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Adel Galaf_carestía

 

06/01/2017, Rai al Yaum

Abdelbari Atuán

 

No ha sido una sorpresa, ni una casualidad, que la decisión del monarca saudí de gastar 52.000 millones de reales saudíes en más de 1.200.000 funcionarios del Estado y en un número similar de pensionistas como modo de combatir la carestía, coincida con las manifestaciones que estallaron hace aproximadamente diez días en más de 70 ciudades y localidades iraníes en protesta por la carestía y por el gasto de miles de millones de dólares por parte del gobierno de Teherán en el respaldo a movimientos políticos en Yemen, Líbano, Siria y la franja de Gaza. Parece que el monarca saudí ha dado ese “paso preventivo” para evitar en su país protestas como las iraníes, sobre todo teniendo en cuenta muchos indicadores aparecidos en redes sociales que establecen un paralelismo entre la situación en Irán y en Arabia Saudí y según los cuales sería inminente una explosión popular en el reino.

 

Cabe recordar que el ya fallecido monarca saudí Abdalá Ben Abdelaziz tomó una medida similar en 2011 con el objetivo de blindar su reino de las revueltas de la Primavera Árabe que estallaron en cinco países árabes; el monarca gastó 120.000 millones de dólares en ayudas económicas urgentes, amén de cancelar las hipotecas, conceder ayudas a los jóvenes y a los desempleados y duplicar las becas en el extranjero, medidas con las que logró contener la indignación, una tregua de la calle saudí y evitar una explosión popular.

(…)

 

Es pronto para vaticinar los efectos de esta última decisión saudí sobre los ciudadanos, y si es capaz de contener el actual descontento, aunque podemos adelantar que ha tenido algún efecto positivo, que ha provocado cierto estado de alivio a corto plazo y ha contenido la tensión de forma provisional. No obstante, hay que recordar que la medida solo se mantendrá un año, es decir que es una decisión no permanente aunque podría prorrogarse a finales del 2018, lo que por otra parte exigiría un aumento de los presupuestos del Estado que en los últimos tres años han experimentado un gran déficit (estimado en 200.000 millones de reales) que podría aumentar debido a estas últimas compensaciones aprobadas de forma urgente e imprevista.

 

Viñeta de Adel Galaf

 

Si necesita una traducción íntegra de esta entrevista, puede solicitarla en el siguiente correo electrónico: contacto@fundacionalfanar.org

Pueden consultar más de 170.000 artículos de prensa árabe en español en el Fondo documental Al Fanar

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
[crp

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al Fanar en la redes​