Skip to content

Argelia: el coronavirus retrasa la agenda del presidente para modificar la constitución

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Ali Dilem_Liberté_23.03.2020

Ozmán Lahiani

Al Arabi al Yadid, 19/03/2020

 

El presidente argelino, Abdelmayid Tebboune, ha pospuesto la publicación del borrador inicial de la nueva Constitución en el marco de los efectos de la crisis del coronavirus y aunque estuviera decidido presentarlo el pasado domingo 15 de marzo, tras haber terminado su trabajo la Comisión Constitucional a cargo del primer borrador, las fuerzas políticas y civiles han acordado no proponer el borrador de la carta magna en esta difícil circunstancia que atraviesa el país.

 

La crisis de la epidemia del coronavirus ha obligado a las autoridades políticas argelinas a realizar un ligero cambio en la agenda política y a retrasar un buen número de expedientes y procesos dentro de la reforma política, hasta que se superen las circunstancias actuales que requieren dirigir todos los esfuerzos políticos y sociales a hacer frente a la epidemia. La crisis ha empezado a afectar a la vida cotidiana de los argelinos, especialmente en lo que se refiere al aumento de los precios de los alimentos y las verduras, la interrupción del trabajo en algunos sectores, como el transporte desde y hacia el extranjero, y la suspensión de las clases, lo que ha supuesto un cambio en las prioridades de las familias.

 

La decisión de Tebboune de prohibir la celebración de manifestaciones, eventos y reuniones de cualquier tipo o naturaleza tomada el pasado martes 17 de marzo, zanjó su postura sobre el aplazamiento  de la enmienda  de la Constitución, ya que durante la presentación del borrador de la nueva carta magna las autoridades deberán organizar reuniones populares para explicar el nuevo texto y los partidos y las fuerzas civiles tendrán que organizar reuniones y encuentros con sus partidarios y afiliados para discutirlo, enriquecerlo y hacer propuestas antes de redactar el texto final lo que ya no es posible a corto plazo, debido a esta decisión del presidente que prohíbe cualquier tipo de reunión.

 

Esto se ha producido sin atender a la postura de los partidos progresistas afiliados al Bloque Alternativo Democrático que incluye a las fuerzas progresistas más destacadas como el Frente de Fuerzas Socialistas y la Reagrupación por la Cultura y la Democracia, y que  se opone al método seguido para enmendar la Constitución; estos partidos consideran que el presidente ha recurrido al mismo método que se adoptó en las enmiendas constitucionales de décadas anteriores, a través de una comisión en el que no tienen cabida las fuerzas políticas y civiles más representativas. Las fuerzas políticas de la oposición también consideran que el presidente debe dejar de lado esas enmiendas y posponer todo lo relacionado con la senda constitucional hasta que se haya superado la crisis del coronavirus.

 

El pasado mes de enero, Tebboune encargó a una Comisión Constitucional compuesta por 17 expertos y presidida por el ex experto de las Naciones Unidas, Ahmed Laraaba, que realizará una revisión exhaustiva de la Constitución argelina y redactará el borrador de una nueva en el plazo de dos meses para discutirla con las fuerzas políticas y civiles, antes de someterla a un referéndum público. Tebboune permitió a la comisión actuar con libertad con el nuevo borrador y revisar todos los artículos excepto aquellos relacionados con la identidad nacional.

 

Según Tebboune, el nuevo borrador de la Constitución tiene como objetivo prohibir la deriva del sistema en un gobierno unipersonal y restringir el número de mandatos presidenciales a solo dos, así como limitar las competencias del presidente de la República -redistribuyendo el poder entre éste, el Gobierno y el Parlamento-, separar el poder judicial del poder ejecutivo y garantizar la independencia de los jueces. A esto se le añaden la ampliación de libertades especialmente de la libertad de expresión, la separación de la influencia del dinero de la trayectoria de los asuntos públicos y de la política, y la derogación de las disposiciones constitucionales que limitan el acceso de los argelinos residentes en el extranjero a algunas de las más altas responsabilidades del Estado y las funciones políticas.

 

Viñeta del dibujante argelino Ali Dilem para Liberté

 

Traducido del árabe por Luis Serrano Lora en el marco de un programa de colaboración de la Facultad de Traducción e Interpretación de la Universidad de Granada y la Fundación Al Fanar.

 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
[crp

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al Fanar en la redes​