Skip to content

Con la detención y las acusaciones vertidas contra Sami Anán, el Ejército egipcio zanja los resultados de las elecciones presidenciales dos meses antes de su celebración rindiendo pleitesía a Al Sisi como presidente

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Elecciones egipcias_ Emad Hayyach_ARY_24.01.2018

 

Rai al Yaum, 24/01/2018

Abdelbari Atuán

 

Con la detención del general Sami Anán, exjefe del Estado Mayor egipcio, para interrogarle bajo la acusación de incitar contra las Fuerzas Armadas, violar las normas militares y haber cometido crímenes, parece claro que las elecciones presidenciales cuya celebración está prevista en marzo, tendrán más que ver con los “referéndums” que imperaron durante más de un cuarto de siglo en la era de Hosni Mubarak y que sirvieron para elegir a todos los presidentes previos a él desde la abolición de la monarquía.

 

La institución militar egipcia, que es quien gobierna de facto el país, no cree en la democracia y en las elecciones libres, como pasa con todas las instituciones parejas. Pero una vez cometió un error y los resultaron fueron sorprendentes: ganó Mohamed Mursi y perdió el candidato preferido de los militares, el general Ahmad Shafiq, y por eso Mursi solo estuvo en el gobierno un año, un año lleno de problemas que concluyó con un final sangriento.

 

Seis candidatos a las elecciones de marzo han entendido bien el mensaje y por eso han decidido retirar su candidatura de la carrera presidencia. El primero de ellos fue el propio Ahmad Shafiq (…) El sexto candidato es el abogado Jáled Ali, que aún sigue luchando con la esperanza de resistir hasta el último momento, aunque su retirada no está descartada, aunque su papel sea meramente el de “extra” como sucedió con Sabahi en las elecciones anteriores, en opinión de muchos.

 

El presidente Abdelfattah al Sisi no va a encontrarse con ningún candidato que ose a competir con él, por eso puede ganar por candidatura única al final, como sucede en los regímenes del Golfos aliados suyos, bajo el titular de que es la salvaguarda de la estabilidad, que ha impedido el colapso del Estado egipcio y ha evitado al país el caos sangriento de Siria, Libia y Yemen.

(…)

 

Nos choca que el generar Anán no haya sido capaz de entender la estrategia militar ni cómo tiene aferrado con fuerza el poder, tratándose un hijo de esa institución por no decir que uno de sus líderes más destacados. Al presentarse como candidato a la carrera con el hombre fuerte de esa institución, o sea, el Sisi, podría haber recibido luz verde de un sector fuerte en el estamento militar, algo que no descartamos. Los próximos días desvelarán si esos rumores sobre un conflicto entre distintos sectores del Ejército son ciertos o cuestionables.

 

Para muchos la candidatura de Anán es una de dos: o una “obra de teatro” cuyos actos han sido preparados con mucho cuidado para bajar la temperatura del ambiente y despertar el interés de una calle egipcia desinteresada por los comicios (y estos son los que creen en la teoría de la conspiración), o que el Ejército ha decidido acabar con Al Sisi sustituyéndolo por un general de la era Mubarak a fin de reanimar un deslucido proceso democrático, optando por una mejor gestión que saque al país de una grave crisis económica y de seguridad.

(…)

 

Viñeta de Emad Hayyach para Al Arabi al Yadid

 

Si necesita una traducción íntegra de esta entrevista, puede solicitarla en el siguiente correo electrónico: contacto@fundacionalfanar.org

Pueden consultar más de 170.000 artículos de prensa árabe en español en el Fondo documental Al Fanar

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
[crp

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al Fanar en la redes​