Skip to content

EDITORIAL. ¿El mundo sufre “perturbaciones mentales”?

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Amyad Rasmi_UE_Terror_refugiados

Al Quds al Arabi, 25/07/2016

La reacción de las autoridades alemanas ante el atentado de Múnich, perpetrado por un joven alemán de origen iraní y que dejó nueve muertos, en su mayoría jóvenes, fue distinta a la de las autoridades francesas al ataque de Niza ejecutado por un joven francés de origen tunecino.

La policía alemana declaró que el ejecutor del atentado de Múnich era un joven perturbado y obsesionado con los asesinatos colectivos, como el perpetrado por el ultraderechista noruego Anders Behring Breivik, y tal vez intentando confirmar que no había un vínculo entre quien protagonizó el atentado de la ciudad alemana y el Estado Islámico.

Los franceses establecieron de inmediato un vínculo entre el atentado de Niza y las “operaciones yihadistas”; el Estado Islámico no tardó en darles un cheque en blanco al reivindicar el ataque.

El mero hecho de que una organización, incluso el Estado Islámico, reivindique un atentado no significa necesariamente que tenga una relación directa con él, ni anula la posibilidad de que haya sido ejecutado por lobos solitarios, individuos que, cada uno por razones propias, se animan a ejecutar asesinatos colectivos suicidándose y a veces resultan detenidos; esto es aplicable en el caso de muchos atentados como el de Múnich y Niza, en los que las explicaciones se mueven entre el móvil yihadista y los problemas mentales de sus ejecutores, o en el atentado de Breivik en Noruega, o el asesinato de la diputada británica Jo Cox, ambos considerados actos racistas de extremistas blancos con problemas mentales (…).

Toda tentativa de asesinato colectivo en el mundo responde a razones diferentes, se ejecuta por vías distintas, y sus ejecutores tienen objetivos también distintos; Alemania, por ejemplo, no posee una historia colonial como la francesa con repercusiones complejas, como la que representan las grandes comunidades de norteafricanos en territorio francés víctimas de la marginación, el racismo, y los guetos que llevaron la problemática de la ocupación cultural y política al interior de Francia (…). En este sentido las autoridades francesas apuntan al factor externo (es decir, al Estado Islámico) para esconder un fracaso interno, para tapar el profundo racismo que es una parte del componente intelectual y político francés. Frente a esto, las autoridades alemanas han intentado racionalizar los ataques terroristas vinculándolos a “perturbaciones mentales” de sus ejecutores y situándolos dentro del contexto europeo, lo que es una forma de defender las políticas de la coalición gobernante para contener a los refugiados, por una parte, y para desvincular esos actos y la intervención militar alemana en Iraq y Siria a favor de frentes cuyo papel no es muy diferente del terrorismo.

(…)

Si necesita una traducción de este artículo, puede solicitarla en el siguiente correo electrónico: contacto@fundacionalfanar.org

Pueden consultar más de 170.000 artículos de prensa árabe en español en el Fondo documental Al Fanar

Viñeta de Amyad Rasmi

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
[crp

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al Fanar en la redes​