Skip to content

El 30 de junio tres años después: el Estado, los coptos y las promesas evaporadas

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Anwar_conmemoracion_30_06_2016_Msr

Mada Masr, 29/06/2016

May Shamseddín

La imagen del papa Teodoro, papa de la Iglesia Ortodoxa, junto al sheij de Al Azhar, Ahmad al Tayyeb, y los mandos más elevados del Estado para anunciar el 3 de julio la caída del gobierno de los Hermanos Musulmanes marcó una diferencia en la relación de los coptos con el Estado egipcio, y situó a la sociedad copta, tal vez por primera vez, en una posición de aliado fuerte de ese Estado.

Desde aquel momento, la mayoría de los coptos anunciaron su respaldo de la hoja de ruta política y de la posterior presidencia de Al Sisi y a cambio, el Estado anunció que contendría la creciente actividad del islam político al que los coptos consideran el primer enemigo, y también anunció que protegería a la comunidad copta y que pondría fin a la discriminación que sufren.

(…). Los coptos se sintieron aún más respaldados cuando el presidente prometió reiteradamente que reconstruiría rápidamente las iglesias y propiedades coptas afectadas por la oleada de violencia y vandalismo posterior a la dispersión de las protestas en las plazas de Rabea al Adauía y Al Nahda (…). Pese a esas promesas continuas, algunos episodios de sectarismo apuntan a que algo ha enturbiado la relación entre los coptos y el Estado; además se ha retrasado el cumplimiento de esas promesas que parecen haberse evaporado en el aire de la política, lo que plantea un pregunta importante sobre cuál es la política del Estado para esa comunidad.

(…)

Las dificultades para construir iglesias es otro de los problemas de los que se quejan los coptos. En los últimos incidentes de violencia sectaria que se han vivido este mes, fue detenido un grupo de coptos en un pueblo cercano a la zona de Al Amiriya, en la provincia de Alejandría, por rezar sin autorización en un edificio de servicio de una iglesia (…).

En los últimos años, aunque sobre todo durante la era de gobierno de los Hermanos Musulmanes, han aumentado las causas judiciales por atentar contra las religiones, sobre todo entre coptos, un fenómeno que sigue existiendo en la era de Al Sisi.

En Al Minia, el pasado mes de febrero tres estudiantes coptos fueron sentenciados a 5 años de cárcel, y un cuarto fue condenado al correccional por tener menor de edad, imputados por ofender al islam por grabar un video en el que se mofaban del Estado Islámico.

Varios parlamentarios han solicitado la eliminación del artículo 98 del código penal que tiene que ver con la ofensa religiosa, pero el Ministerio de Justicia ha desestimado esas peticiones alegando que “ese artículo es muy importante para combatir el extremismo religioso.

Ishaq Ibrahim, investigador en la Iniciativa Egipcia de Derechos Personales, afirma que a pesar de que los coptos siguen apreciando a la persona de Al Sisi, hay una indignación que va a más contra los aparatos del Estado y el gobierno por su desinterés por el expediente copto, “y si siguen sin ser solucionados los problemas económicos y sociales, dirigirán también su enfado contra la persona del presidente”.

Si necesita una traducción de este artículo, puede solicitarla en el siguiente correo electrónico: contacto@fundacionalfanar.org

Pueden consultar más de 170.000 artículos de prensa árabe en español en el Fondo documental Al Fanar

Viñeta de Anwar para Al Masri al Yaum

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
[crp

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestros boletines

Al Fanar en la redes​