Skip to content

El arte no es un deber: cuando el cómic árabe sale en busca de libertad

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Jenna Le Bras, 20/10/2015

Ijsberg Magazine

 

“¡A mí me gustaría hablar de sexo!” suelta Lena Merjeh. “La sexualidad es un tema que solo vemos desde contraventanas cerradas en nuestras sociedad. No tengo ganas de hablar de manera implícita, no tengo ganas de tener que recurrir a los símbolos; me gustaría hablar de forma directa”.

La joven ilustradoras libanesa, una de las fundadoras de la revista Samandal, que fue puesta en marcha en Beirut en 2007, tiene un discurso tan afilado como la punta de su lapicero. “La realidad es que estamos obligados a encontrar todos los rodeos posibles para expresarnos” dice molesta. “Hay líneas rojas bien claras que no se pueden cruzar”.

Estas líneas rojas son uno de los temas emblemáticos de los debates organizados en el marco del festival CairoComix durante tres días (…).

“Dios, la patria, el rey” dice Zineb Benyelún, una joven diseñadora marroquí. “El sexo, la religión…” enumera Lena Merjeh, “¡y la corrupción! Añade, “es de verdad un tema intocable”.

Para leer el artículo completo pulse aquí

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
[crp

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al Fanar en la redes​