Skip to content

La caída de Saadani: el precio de ser un intruso

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Ali Dilem

Tawfiq Rabahi

Al Quds al Arabi, 25/10/2016

Saadani, secretario general del FLN,  “ha dimitido” después de las declaraciones incendiarias e irresponsables que hizo hace dos semanas contra hombres del Estado y del Ejército.

(…). Su dimisión era esperada y necesaria, pero hay rumores que dicen que estaba preparada desde el día 6 de este mes, o sea, desde el día en el que hizo esas declaraciones tan callejeras. La caída de Saadani supone el fin de uno de los actos de la obra teatral que los argelinos están predestinados a vivir. El presidente Butefliqa quiso deshacerse del director del aparato de los servicios secretos, de Mohamed Medien, alias Tawfiq, hace años, y le fue cortando las alas poco a poco hasta que le resultó imposible moverse. Saadani le humilló entonces con graves acusaciones poniendo en entre dicho su persona y su competencia. Y cuando se tragó el veneno y sintió dolores, ya era tarde y se dio cuenta de que sus días habían llegado a su fin, y entonces le llegó la noticia de su retirada como la de cualquier funcionario del Estado, como si  no hubiera sido ese hombre fantasma.

El fin de Medien marcó el fin de Saadani quien también cumplió de forma sobresaliente con la misión que le fue encomendada, y también se han deshecho de él cuando ha sido una molestia y ha supuesto una carga para la Presidencia.

La composición del régimen argelino no permite a sus hombres destacar todo el tiempo, solo se les permite realizar misiones concretas en coyunturas determinadas. No tienen asignada una misión indefinida en el tiempo ni absoluta sin límites ni restricciones, algo que al parecer no entendió Saadani, quien pensó que lo que hizo a Medien le daba fuerza en cuanto ejecutor de la misión.  Pero Saadani no fue consciente del mensaje porque es un intruso en el régimen al que llegó por casualidad, sin conocer sus formas (…). Parte de la naturaleza de la personalidad de Butefliqa, debido a la humillación que sufrió cuando fue destituido del Ministerio de Exteriores en los ochenta, es que no tolera que se humille a los hombres del Estado, como hizo Saadani hace dos semanas. Butefliqa tiene su propia manera de vengarse: humilla a sus enemigos en solitario, luego deja que el mensaje llegue a quien interese para que cada parte saque la lección necesaria.

Si necesita una traducción de este artículo, puede solicitarla en el siguiente correo electrónico: contacto@fundacionalfanar.org

Pueden consultar más de 170.000 artículos de prensa árabe en español en el Fondo documental Al Fanar

Viñeta de Ali Dilem

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
[crp

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al Fanar en la redes​