Skip to content

Los objetivos de Moscú y Washington en la guerra siria

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Rusia no oculta sus objetivos en su guerra siria ni va a desprenderse de sus alianzas con Irán y sus milicias ni con el régimen de Bashar al Asad. Moscú decidió desde el principio que la guerra en Siria era la guerra rusa contra “el terrorismo islámico” y no se va a retirar hasta que se declare su victoria. (…) Para Rusia es una guerra existencial desde que estallara la Primavera Árabe que llevó al poder a los islamistas, lo que para Moscú significó una amenaza nacional y para sus intereses estratégicos.

Su alianza con Irán va más allá de un acuerdo sobre la permanencia de Al Asad en el poder: Moscú considera al terrorismo islámico exclusivamente suní y encuentra en su aliado chií (Irán) un apoyo imprescindible en la guerra contra el “terrorismo suní”.

Pero la aventura rusa en Siria también se apoyó en la conclusión de que Washington comparte opinión con Moscú de forma implícita, de que EE. UU. es un aliado silencioso suyo y que, si es necesario, está listo para agitar el bastón y dar un vuelco de ecuaciones. Eso es exactamente lo que sucedió en la primera ronda de negociaciones entre la delegación del régimen de Damasco y la delegación de la oposición siria en virtud de ese “proceso de Viena” de propiedad rusa y de ejecución internacional (…).

La Administración Obama sigue prendada de Irán y está dispuesta a hacer la vista gorda a todo lo que haga dentro de Siria, satisfaciendo también a Moscú, mientras sigue atentamente las elecciones iranés y la batalla entre los mulás moderados y los más radicales con el impulso de la Guardia Revolucionaria que es la que dirige la guerra iraní en Siria. Estas elecciones son extremadamente importantes y es necesario detenerse en ellas para hacer una lectura en su interior de lo que sucede en Irán pero también de las relaciones saudio-iraníes y de los proyectos y ambiciones regionales de los dos bandos del proceso electoral iraní.

El hecho de que De Mistura anunciara la suspensión de las negociaciones tres semanas antes de su arranque refleja la dificultad de que den comienzo en medio de una estrategia de la escalada basada en los bombardeos y la presión política sobre la oposición siria (…). La realidad es que Irán y Rusia son las dos partes directas en la guerra siria mientras que quienes respaldan a la oposición se han desentendido de ella a  nivel militar y político usando la escusa del Daesh y del Frente Al Nusra unas veces, y otras alegando la necesidad de hacer funcionar las negociaciones políticas (…).

Si necesita una traducción de este artículo, puede solicitarla en el siguiente correo electrónico: contacto@fundacionalfanar.org

Pueden consultar más de 170.000 artículos de prensa árabe en español en el Fondo documental Al Fanar

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
[crp

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al Fanar en la redes​