Skip to content

Marruecos: el derecho a no ayunar en Ramadán está conseguido, pero hacerlo a las claras entraña peligros

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Anwar

Mohamed Benaziz (escritor y realizador de cine marroquí)

Al Safir, 30/06/2016

En Rabat un joven fue detenido por fumar un cigarro en su trabajo durante el día en el mes de Ramadán. Dos jóvenes fueron detenidos en la ciudad de Zagora (700 kilómetros al noreste de Rabat) por beber agua. En Marrakech una mujer joven y su esposo fueron agredidos por un grupo de personas por cómo iba ella vestida. En la misma ciudad tres jóvenes ordenaron a una turista que apagara un cigarrillo a lo que ella se negó. Los viandantes intervinieron para decir a los jóvenes que la dejaran en paz y se montó una pelea entre los marroquíes.

En este punto de la polémica se pasa al peligro por la integridad física.

Una hoja con el logo de la empresa de tranvías de Rabat: una multa de 5 dólares para un joven y su amiga por ir de la mano durante el día en Ramadán. La acusación: atentar contra la moral pública. La multa la puso el propio revisor del tranvía (…). Para la empresa fue una sorpresa el comportamiento de su trabajador y la portavoz de la misma declaró en una página electrónica que el revisor había multado a los dos jóvenes por decisión personal y que tomarían las medidas necesarias contra él.

(…)

No existe ninguna coordinación entre quienes deciden no ayunar públicamente en Ramadán. Esa decisión depende del humor de cada uno y no es tanto una forma retorcida de declararse ateo. La tensión de esos episodios es resultado del estado de humor general. Esta polémica ha afectado al ámbito público, y como consecuencia del aumento de opiniones contrapuestas han salido a la luz asociaciones que piden que no se criminalicen las relaciones sexuales esporádicas o que se anule el artículo legal que criminaliza que se coma públicamente en Ramadán. Y mientras se debatía sobre este tema, los precios se disparaban y el gobierno redactaba una ley que impone penas de cárcel de seis meses a dos años y/o multas de entre 20.000 y 50.000 dírhams a quienes insulten al islam, a la monarquía o inciten contra la unidad territorial del reino.

En el fondo se trata de una polémica en torno a la naturaleza y la forma de la sociedad deseada, porque la realidad, hasta la fecha, es que se ha conseguido el derecho a mantener relaciones sexuales y a no ayunar en Ramadán, pero en la clandestinidad. Porque quien es sorprendido haciendo una de ambas cosas, algo muy poco frecuente, es castigado.

(…)

Si necesita una traducción de este artículo, puede solicitarla en el siguiente correo electrónico: contacto@fundacionalfanar.org

Pueden consultar más de 170.000 artículos de prensa árabe en español en el Fondo documental Al Fanar

Viñeta del caricaturista egipcio Anwar

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
[crp

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestros boletines

Al Fanar en la redes​