Skip to content

Muros turcos de separación con Siria, Irak e Irán… ¿acabarán con el peligro de los ataques del Estado Islámico y el Partido de los Trabajadores de Kurdistán?

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Ismail Yamal

Al Quds al Arabi, 22/06/2017

 

Hace años que el ejército turco empezó a colaborar con un gigante de la construcción para levantar un muro dotado de sistemas de alta calidad a lo largo de la frontera con Siria con objeto de poner fin al tráfico ilegal entre las dos partes de la frontera, sobre todo a la infiltración de los militantes armados del Estado Islámico, y prohibir el tráfico de armas e impedir las explosiones cuyo origen está en Siria.

 

Los grandes bloques de hormigón armado, de más de 3,5 metros de altura, 3 de anchura y con un peso de 7 toneladas, son la base del muro; alrededor de este se ha construido una carretera por la que patrullan los blindados del ejército las 24 horas del día y a cada 300 metros de la pared hay un búnker que contiene ametralladoras. Asimismo, el muro está dotado de cámaras de muy alta tecnología, alambrado eléctrico, sensores de alarma y es vigilado electrónicamente las 24 horas del día.

 

Más tarde, el ministro de Defensa turco anunció que su Estado empezó a construir un muro similar a lo largo de las fronteras entre Irán y Turquía para prohibir la infiltración de los militantes armados del Partido de Trabajadores de Kurdistán. En una intervención previa ante el Parlamento había afirmado que la construcción de un muro de separación con Siria forma parte de un sistema de defensa completo, que se va a aplicar a lo largo de todas las fronteras, compuesto por alumbrado, sistema de teledetección y cámaras. A lo que añadió que «ese sistema está todavía en fase experimental y los sistemas innovaciones probados se aplicarán también en las fronteras con Irak e Irán». El ministro hizo hincapié en que, a diferencia del terreno llano que une a Turquía con Siria, las fronteras con Irán e Irak tienen una naturaleza montañosa y escarpada.

 

No se trata solo de un problema militar, ya que la economía del Estado Islámico se basa en gran medida en el narcotráfico y en el tráfico ilegal de productos entre las dos partes de la frontera. La prohibición de ese comercio asestará un duro golpe económico no menos importante que el enfrentamiento militar contra el Estado Islámico.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
[crp

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al Fanar en la redes​