Skip to content

Túnez, las víctimas del despotismo y la necesidad de exigir cuentas

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Tawfiq Omrane_víctimas de la tortura

Mohamed Aish (escritor palestino)

Al Quds al Arabi, 22/11/2016

Los testimonios que han dado por primera vez las víctimas del despotismo en Túnez destapan un “mundo subterráneo” del que no se habla en el mundo árabe y del que no sabemos mucho. También sacan a flote la dimensión de los crímenes organizados cometidos por algunos regímenes árabes contra sus pueblos y vuelven a plantear las mismas preguntas: ¿Quién castiga a los responsables de esos crímenes? ¿Está bien que la revolución o revoluciones amnistíen y pasen página a lo que han hecho los símbolos del crimen una vez derrocados sus regímenes? Los testimonios de los expresos tunecinos y de los supervivientes del régimen de Ben Ali, son solo parte del relato de las violaciones que se han vivido en todo el mundo árabe, del Atlántico al Golfo, solo que en Túnez tienen la suerte de contar lo que vivieron en las cárceles de Ben Ali ya que miles, tal vez millones de personas en el mundo árabe no han podido narrar su sufrimiento, no tienen quien les escuche o haga justicia.

Los testimonios de los presos tunecinos, entre los que hay mujeres y hombres que fueron violados, desnudados, torturados, privados del derecho a dormir, comer y beber, sometidos a todo tipo de prácticas indignas a las que muchos no sobrevivieron, nos hablan de abusos que corroboran que el cambio en el mundo árabe debe ser global y radical, que hay que revisar los criterios de la justicia de transición para que ningún responsable escape a su castigo.

(…)

Lo más terrible es que esos abusos que se produjeron en Túnez pueden estar dándose en otros países árabes, y si no se castiga a los culpables tunecinos con argumentos como “la preservación del Estado” o “la justicia de transición” o “el pasar página”, muchos símbolos del despotismo en otros países se animarán a seguir cometiendo abusos. El derrocamiento de un régimen, en cualquier país, no significa necesariamente que se exijan cuentas a los símbolos del despotismo y eso les hace estar tranquilos porque saben que tienen la impunidad garantizada.

Túnez fue el primer ejemplo revolucionario del mundo árabe y si los símbolos del antiguo régimen no son castigados eso quiere decir que las raíces profundas de ese régimen siguen ahí (…).

Viñeta del caricaturista tunecino Tawfiq Omrane

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
[crp

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al Fanar en la redes​