Skip to content

Panorama general de las elecciones venideras en Argelia

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

ALI DILEM_07_05-2017

Ahmad Morsi, 03/03/2017

El 4 de mayo de 2017, los argelinos se dirigen a las urnas para elegir a sus nuevos diputados. El 4 de febrero, Abdelaziz Butefliqa (que preside el país desde 1999) promulgó el decreto por el que se convocan los órganos electorales. Ese decreto ejecutivo instó a revisar el censo electoral y a permitir que los nuevos votantes puedan inscribirse para ejercer su derecho de sufragio en las próximas elecciones. Según el Ministerio del Interior de Argelia, se inscribieron 21,8 millones de votantes en las elecciones presidenciales de 2014 y, según las estimaciones, acudirán a las urnas 23,3 millones de personas en las elecciones parlamentarias de 2017.

Los argelinos votarán a los miembros de la Asamblea Popular Nacional, es decir, de la cámara baja del parlamento argelino compuesto por dos cámaras. Asimismo, elegirán a dos tercios de los miembros del Consejo Nacional o cámara superior. Ambas cámaras son una parte esencial del proceso legislativo en Argelia, sobre todo después de que las reformas constitucionales de 2016 ampliaran su poder para permitirles proponer proyectos de ley, interpelar a los ministros y destituir al primer ministro. En las dos últimas semanas, el gobierno argelino procuró intensificar sus preparativos y publicó las instrucciones y los decretos ejecutivos necesarios para organizar las próximas elecciones parlamentarias. Esas serían las cuartas elecciones en la era de Butefliqa y, las primeras tras la reforma constitucional de 2016.

La supervisión de las elecciones

Una comisión electoral independiente se encargará de la supervisión de las elecciones parlamentarias, según lo establecido en el artículo 194 de la constitución. En agosto de 2016, Butefliqa promulgó un decreto en el que se definen las responsabilidades y las competencias de la comisión electoral. Ese fue seguido de otro decreto ejecutivo que establece que la comisión constará de 410 miembros, repartidos de forma equitativa entre jueces y personalidades de la sociedad civil no electas y sin afiliación política. La comisión independiente se encargará de la supervisión de todo el proceso electoral en las elecciones locales, nacionales, presidenciales y referendos durante los próximos cinco años. Pese a la existencia de una comisión oficial que permite a los grupos locales o externos supervisar las elecciones en Argelia, la comisión independiente se responsabiliza, mediante sus miembros y representantes, de recibir cualquier queja por parte de los votantes o de los candidatos y remitirla a las autoridades competentes.

Si en las elecciones parlamentarias de 2017 sucede lo mismo que en las parlamentarias de 2012 o que en las presidenciales de 2014, eso quiere decir que participarán también algunos supervisores externos: de las Naciones Unidas, de la Unión Europea, de la Unión Africana y de la Liga Árabe. Además, el gobierno argelino permitió que en los años 2012 y 2014 supervisaran las elecciones otros organismos extranjeros no gubernamentales, como el Centro Carter o el Instituto Nacional Demócrata.

El sistema electoral

En las elecciones de consejeros a nivel provincial y nacional, Argelia recurre al sistema de representación proporcional. Las listas electorales han de alcanzar un mínimo de votos para que sean consideradas en la división de escaños. En las elecciones de los consejos municipales y provinciales, deben conseguir un 7% de votos como mínimo y en las elecciones de la Asamblea Popular Nacional, un 5%.

El pueblo vota al Consejo Nacional de forma indirecta. De entre los votados en los consejos municipales y estatales se elige un tercio para formar el Consejo Nacional. Según lo recogido en el artículo 119 de la constitución, la legislatura de los miembros del Consejo Nacional dura seis años y han de renovarse la mitad de sus miembros cada tres años. El Consejo está integrado por 144 miembros. Se votan dos tercios de esos miembros (96 senadores, es decir dos de cada provincia) por mayoría simple. El tercio restante (48 senadores) es designado por el presidente.

La Asamblea Popular Nacional se compone de 462 escaños. Sus miembros son elegidos por el sistema de representación proporcional, mediante listas cerradas en las que los partidos políticos e independientes pueden presentar un número de candidatos equivalente al de escaños asignados a cada circunscripción electoral. De acuerdo con la ley electoral de 2016, cada provincia es un distrito electoral. Las provincias con una densidad de población elevada pueden tener más de un distrito electoral. Aparte de los 48 distritos electorales (correspondientes a las 48 provincias de Argelia), hay cuatro distritos y dos escaños para los argelinos en el extranjero.

El sistema de representación proporcional y la distribución de escaños siguen el método del resto mayor, con un umbral de 5% de votos como mínimo para que las listas puedan aspirar a la candidatura en la Asamblea Popular Nacional. El cociente electoral se calcula dividiendo el número de votos entre el de escaños de cada distrito electoral. El resultado obtenido se divide entre las listas que cumplan los requisitos; primero, las partes enteras (de mayor a menor) y luego, los restos (de mayor a menor). En caso de que dos o más partidos obtengan el mismo número de votos para el último escaño, gana la lista que incluya al candidato más joven. Asimismo, la ley aprobada en 2012 para fomentar la participación de la mujer en la política establece una cuota de representación femenina de entre el 20 y el 40% de los candidatos de las listas, según el número de escaños establecidos para cada distrito electoral. Ese porcentaje puede elevarse al 50% en los escaños conservados para los argelinos del extranjero.

La presencia de la mujer en el parlamento aumentó notablemente: de 7,7% en 2007 a 31% (146 escaños) en 2012. Argelia es el único país árabe en el que la mujer tiene una representación superior al 30% en el parlamento. La razón principal de ese aumento es la acción positiva que defendió el gobierno argelino para fomentar la participación de la mujer en la política.

¿Quiénes pueden presentarse y quiénes pueden votar en las elecciones parlamentarias?

Puede presentarse cualquier ciudadano argelino que haya cumplido los 25 años, que esté en pleno ejercicio de sus derechos civiles y políticos (no podrían presentarse, por ejemplo, los delincuentes condenados) y que haya cumplido con el servicio militar o esté exento de ello. Sin embargo, algunos funcionarios del Estado no pueden presentarse hasta transcurrido un año desde el abandonado de sus puestos. El artículo 91 de la ley electoral del 2016 define quiénes son esos grupos: los jueces, las fuerzas armadas y la policía, los gobernadores, los grandes funcionarios administrativos municipales, los embajadores y los cónsules.

Puesto que en el sistema electoral argelino no existe el escrutinio uninominal, todos los candidatos han de sumarse a la lista de algún partido o a una lista independiente. El artículo 94 de la ley electoral establece tres métodos para la aprobación de una lista electoral en determinado distrito: se admite la candidatura de cualquier lista de partido o alianza de partidos que haya obtenido más del 4% de votos en su distrito electoral en las elecciones anteriores; la de los partidos que tengan más de diez parlamentarios en el distrito correspondiente; y, por lo que respecta a los partidos nuevos y a las listas independientes, esos deben reunir 250 firmas de los electores del distrito por cada escaño (se reduce el número de firmas a 200 en el caso de las listas de partidos y listas independientes de argelinos en el extranjero).

Los argelinos obtienen el derecho de sufragio al cumplir los 18 años, salvo que hayan sido autores de alguna de las infracciones estipuladas en el artículo 5 de la ley electoral. No pueden votar, por ejemplo, los delincuentes condenados (salvo que hayan sido rehabilitados), los que hayan sido objeto de confiscación de bienes por decisión judicial o se hayan declarado en quiebra y los que hayan obrado de forma contraria a los intereses de la nación durante la revolución argelina. Puesto que los ciudadanos han de inscribirse para votar en su lugar de residencia actual o en la misión diplomática a la que pertenecen en el extranjero, puede que el número de votantes anunciado no contemple a todos los argelinos mayores de 18 años, ya que algunos ciudadanos pueden decidir no registrarse.

Los principales partidos

En las elecciones parlamentarias de 2012, el Frente de Liberación Nacional (FLN), liderado por el presidente Abdelaziz Butefliqa, consiguió la mayoría de los escaños en el parlamento: 208 de los 462 escaños de la Asamblea Popular Nacional y 44 de los 144 escaños del Consejo Nacional. No obstante, esos escaños no fueron suficientes para que el FLN formara gobierno por sí solo y tuvo que aliarse con la Reagrupación Nacional para la Democracia (RND), liderada por Ahmad Uyahia (ex primer ministro y jefe de gabinete en el grupo del presidente actual). La RND ocupó el segundo puesto en las elecciones de 2012 tras haber conseguido 68 escaños.

Tres grupos del islam político unieron sus fuerzas en lo que se conoce como Alianza Argelia Verde: el Movimiento de la Sociedad por la Paz, el Movimiento al Nahda y el Movimiento Al Islah al Watani. A diferencia de Egipto y Túnez, en las que el islam político ganó la mayoría de escaños tras las primaveras árabes de 2011, esa alianza argelina tan solo consiguió 49 escaños (en 2007 había conseguido 70). Esos malos resultados se deben a muchas razones, como la consolidación del poder del Frente de Liberación Nacional y los duros recuerdos del papel de los partidos islámicos durante la guerra civil que vivió Argelia en los años 90’ del siglo pasado.

El Ministerio del Interior prevé la participación de 69 de los 71 partidos políticos inscritos en las elecciones de 2017. La campaña electoral se extenderá desde el 9 hasta el 30 de abril. Según el artículo 95 de la ley electoral, es obligatorio anunciar las listas electorales de los partidos y de los grupos independientes 60 días antes de la fecha de las elecciones; es decir, antes del 5 de marzo. Las listas de los candidatos tienen un carácter definitivo, salvo que sean rechazadas por los responsables electorales. En dicho caso, los candidatos o listas de candidatos rechazados pueden presentar un recurso ante el tribunal administrativo, que anunciará su resolución definitiva en los siguientes cinco días.

¿Cuáles son las apuestas?

En medio de la caída del precio del petróleo, de la situación económica en crisis, del desempleo entre los jóvenes y de la existencia de un presidente enfermo al mando, las elecciones parlamentarias venideras constituyen una parada importante para los argelinos. Los representantes del estado electos y el poder ejecutivo deberán hacer frente a esos retos que se están consolidando en el país. Se puede decir que los últimos intentos de aplicar mejoras judiciales y reformas constitucionales del año 2016 son un paso importante hacia la apertura y la transparencia. Mas, con el incremento de la población y con la disminución de recursos económicos que garanticen la paz social, las apuestas en Argelia son muy altas para los políticos.

 

Traducido del árabe por Eman Mhanna en el marco de un programa de colaboración de la Facultad de Traducción e Interpretación de la Universidad de Granada y la Fundación Al Fanar.

Viñeta de Ali Dilem

 

 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
[crp

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al Fanar en la redes​